miércoles, 19 de noviembre de 2014

“Entre el 80% y el 90% de las mujeres con cáncer de mama sobrevive” Eloisa Bayo, directora del Plan Integral de Oncología de Andalucía


En el periódico de El País, en el especial dedicado al Cáncer de Mama, había una interesante entrevista a Eloisa Bayo, directora del Plan Integral de Oncología de Andalucía.Aquí la podemos leer

Eloísa Bayo (Sevilla, 1956) es doctora en Medicina y directora del Plan Integral de Oncología de Andalucía. Su lucha contra el cáncer le ha supuesto distinciones de todo tipo, incluida la más alta concedida por la Junta de Andalucía. Sin embargo, su mayor premio lo obtiene con cada batalla que le gana a una enfermedad que padecerá una de cada ocho mujeres. Es optimista y cree que el final de esta lucha está cerca.



Pregunta. ¿Cuál es la situación del cáncer de mama?
Respuesta. En Andalucía se diagnostican entre 3.300 y 3.400 casos todos los años. La incidencia es ligeramente inferior a la del resto del país y, asimismo, España tiene una incidencia algo inferior a la de los países del norte de Europa. Esta diferencia, probablemente, tiene que ver con aquellos factores de riesgo que favorecen la aparición del cáncer de mama: el primer embarazo después de los 30 años, la reducción de la lactancia materna, la toma prolongada de terapia hormonal sustitutiva tras la menopausia, el consumo habitual de alcohol, etcétera. En cuanto a datos de supervivencia, estamos al mismo nivel que el resto del país. Actualmente, según datos del Registro de Cáncer de Granada, la supervivencia a los cinco años es del 80% y puede llegar a más del 90% si se consideran las fases precoces.

P. ¿Hay un trato específico para este tumor en el Plan Integral de Oncología?
R. El hecho de que sea uno de los tumores más prevalentes exige un esfuerzo mayor en prevención, diagnóstico y tratamiento. Y por supuesto también en el seguimiento, ya que la mayoría de las mujeres que padecen esta enfermedad pasan a ser largas supervivientes. Pero para nosotros, todos los pacientes tienen la misma relevancia, y los principios del Plan Integral de Oncología son los mismos para todos los tipos de tumores. Desde hace ya 12 años estamos trabajando en cinco objetivos fundamentales: mejorar la información entre la población, especialmente acerca de los factores de riesgo y sobre las medidas de prevención; diseñar las estrategias más eficaces para que el cáncer afecte al menor número de personas posible; garantizar que aquellas personas que lo desarrollan tengan un diagnóstico rápido y fiable y el tratamiento más adecuado; propiciar que pacientes y familiares tengan la mejor calidad de vida posible; y promover la investigación

P. ¿Cuánto cuesta tratarlo?
R. Es difícil de cuantificar porque hay muchas situaciones clínicas diferentes, pero se estima que va desde unos 7.000 euros en fase precoz hasta unos 23.000 euros en las fases más avanzadas. Si hay un diagnóstico precoz, puede necesitarse una intervención quirúrgica y un tratamiento complementario con radioterapia o quimioterapia. Si hay más gravedad, se necesitarán varias líneas de tratamiento farmacológico, ingresos hospitalarios, es posible que más de una cirugía y una cantidad importante de actuaciones que consumen muchos recursos.

P. ¿Cuáles son las claves del diagnóstico precoz?
R. Son dos. Una es el programa de diagnóstico precoz, que desde el año 1995 está implantado en Andalucía para todas las mujeres con edades comprendidas entre 50 y 69 años. Esta es la edad del cribado en todas las comunidades autónomas y en la mayoría de los países de la Unión Europea. Y es así porque es a partir de los 50 años cuando empieza a aumentar la incidencia y porque es en esta franja de edad donde se demuestra un mejor balance entre los riesgos y los beneficios. No obstante hay un subgrupo de mujeres con mayor probabilidad de desarrollar cáncer de mama y donde, además, se presenta a edades más jóvenes. Son las mujeres con varios antecedentes de cáncer de mama o de ovario en la misma rama familiar. En estos casos es necesario otro tipo de abordaje, a través de consultas específicas de cáncer hereditario, donde si es necesario, se realizarán pruebas genéticas y, en función del resultado, un consejo genético.La otra clave para el diagnóstico precoz es la información. Afortunadamente, la mujer andaluza está cada vez más preparada y, por lo tanto, más informada. Muchas mujeres practican ya la autoexploración y son conscientes de que tienen que consultar inmediatamente ante la aparición de síntomas (palpación de un nódulo, secreciones por el pezón o retracción del mismo, engrosamiento de la piel, inflamación o piel de naranja…). Por otro lado, creo que es muy importante hacer visible esta enfermedad y por ello aprovechamos todas las oportunidades, como esta del mes dedicado al cáncer de mama. Y en este sentido me gustaría destacar, por un lado, el papel de las asociaciones de pacientes que realizan una gran labor de formación e información y, por otro, el trabajo de los profesionales tanto de atención primaria como hospitalaria, que conocen perfectamente las pautas que hay que seguir desde que aparece la primera sospecha hasta el seguimiento de la paciente tras el proceso asistencial. Es muy importante que paciente y profesional compartan información y adopten decisiones compartidas.

P. ¿Cuál es el nivel de la investigación?
R. En Andalucía hay muy buenos investigadores y, especialmente, en el ámbito del cáncer de mama. En los últimos cinco años, la Consejería de Salud ha financiado con 766.482 euros 18 proyectos de investigación relacionados con el cáncer de mama. En este mismo periodo se han aprobado 177 ensayos clínicos en los hospitales públicos andaluces relacionados con la industria farmacéutica y con la investigación académica.

P. ¿Es falsa la creencia de que el tratamiento es mejor en otros centros privados?
R. Absolutamente. De hecho, el tratamiento del cáncer, en general, es mejor y mucho más equitativo en un sistema sanitario público. En última instancia, la medida de que la sanidad pública andaluza es de muy buena calidad la dan los resultados y en Andalucía estamos al mismo nivel de Europa porque ofrecemos tratamientos de calidad.

P. ¿Cuáles son los factores de riesgo?
R. Las causas del cáncer de mama son desconocidas pero sí sabemos que existen algunos factores que favorecen su desarrollo como por ejemplo el consumo excesivo de alcohol, la obesidad o la toma prolongada de terapia hormonal sustitutiva tras la menopausia. También la falta de actividad física. El ejercicio, además, previene y facilita la recuperación de quienes lo han tenido. Algunos factores se pueden modificar, como estos. Otros, como la menopausia tardía o la primera regla a una edad temprana, son factores de riesgo que no se pueden alterar. La edad del primer embarazo o mantener la lactancia más de seis meses, que son factores que han demostrado su beneficio como prevención del cáncer de mama, tampoco son fáciles de decidir con las condiciones socioeconómicas actuales.

P. ¿Por dónde pasa el futuro?
R. El futuro debe pasar por la investigación. Seguimos trabajando en el ámbito asistencial e incorporamos las novedades terapéuticas, farmacológicas o tecnológicas que van surgiendo. Pero el futuro debe ser la investigación. Ahora mismo se empieza a vislumbrar un conocimiento más profundo de los mecanismos por los que una célula normal se convierte en una cancerosa. Y también los sistemas inmunológicos capaces de combatirla. Hasta hace poco, los tratamientos eran como matar moscas a cañonazos, muy tóxicos: mataban células cancerosas y otras muchas que no lo eran, con importantes secuelas. Estamos conociendo el mecanismo para identificar dianas específicas contra las que actuar en el ámbito de las células tumorales, sin dañar a las sanas y también cómo el propio organismo, ayudado por determinados fármacos, es capaz de luchar contra esta enfermedad. Hay que seguir trabajando en esta línea porque de la investigación vendrá la curación del cáncer. Espero verlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada